Gobierno busca sancionar nuevamente a Manini

Con las palabras del presidente Tabaré Vázquez aún frescas, Guido Manini Ríos ingresó al Comando General del Ejército y luego de mantener una serie de reuniones con allegados se quitó el uniforme de servicio, se puso el pixelado y miró fijo a la cámara. Recién había sido destituido pero tenía tiempo para grabar un último mensaje para la tropa. Rodeado de símbolos patrios y con José Artigas a sus espaldas desafió por última vez al mando superior.

El video se conoció algunas horas después y molestó a las autoridades del Poder Ejecutivo, que a través del Ministerio de Defensa le ordenaron al general Marcelo Montaner –que está encargado del despacho del comandante porque es jefe del Estado Mayor del Ejército– que lo borrara inmediatamente.

En el gobierno consideraron que la publicación en las redes institucionales del Ejército era improcedente, había estado fuera de lugar y por esto este miércoles comenzar a evaluar una sanción para Manini Ríos por haber grabado el video, según supo El Observador en base a fuentes políticas.

Luego que pasan a retiro, los militares pueden ser sancionados por el Poder Ejecutivo si entiende que realizaron declaraciones que afectan la institucionalidad democrática o ponen en tela de juicio resoluciones de otro poder del Estado. En su mensaje de despedida, Manini Ríos volvió a criticar la actuación judicial en una decena de casos de violaciones a los derechos humanos y dijo que en el escrito que le había enviado al Poder Ejecutivo quedaba demostrado “en forma incontrastable” que “actuó sin pruebas y sin respetar los más elementales principios del derecho”.

Manini Ríos puede ser pasado a “revista” si el Poder Ejecutivo entiende que cometió una “falta grave”, una situación que no podrá exceder de ciento ochenta días ni ser menor de noventa días, de acuerdo al artículo 97 de la Ley Orgánica Militar. En 2016, el coronel retirado Ruben Hartmann, que era edil suplente del Partido Nacional en Florida recibió una sanción “bastante rigurosa” –que no trascendió– luego de cuestionar al gobierno por el bajo presupuesto asignado, defender a militares procesados por actuaciones en la dictadura y cerrar un discurso con la frase “por ahora comenzamos a volver”.

Hartmann y Manini Ríos coincidieron el fin de semana en un “pequeño homenaje” organizado por el diputado blanco José Andrés Arocena en La Macana del que participaron una veintena de vecinos, historiadores y militares retirados, algunos de ellos nacionalistas. En el encuentro hablaron principalmente sobre la historia de los países de la “patria grande”, un tema que apasiona a Arocena y Manini Ríos, aunque también comentaron acerca del futuro del país.

En su mensaje de despedida, Manini Ríos señaló que la decisión del gobierno de destituirlo había que “buscarla” en el “clima de creciente deterioro en el relacionamiento” que tuvo en los últimos tiempos con el presidente Tabaré Vázquez y que quedó “patentizado en los acontecimientos del mes de setiembre” en el que el gobierno le aplicó una sanción inédita para un comandante en jefe. Por esos días, el comandante pasó treinta días de arresto a rigor por criticar el proyecto de reforma de la caja militar.

El general aprovechó el saludo para volver a criticar el proyecto de modificar la Ley Orgánica Militar que está a estudio del Parlamento y quiso “dejar bien claro” su “concepto” de que el “Ejército debe quedarse al margen de toda lucha partidaria”, aunque reiteró que ahora -alejado de la vida militar activa- no descartaba zambullirse en la política si ese era el camino para lograr justicia para su institución. Horas más tarde el Partido Cabildo Abierto volvió manifestó su intención de contar con Manini Ríos como candidato presidencial.

Observador