Niñera entregó muerto un bebé de 2 meses a su madre haciéndole creer que estaba dormido

Marissa Tietsort, de 28 años, entregó al menor con mantas y un sombrero para taparle los ojos. Según los documentos, con el niño muerto se fue a una hamburguesería y, tras entregarlo a su madre, a un hotel a nadar. Está acusada de homicidio en primer grado luego que la autopsia demostrara que el menor falleció por fuertes golpes a la cabeza. No es la primera vez que un menor a su cuidado sufre abuso.

Una joven babysitter de 28 años fue acusada de asesinar a un bebé de dos meses que estaba cuidando por unas horas y de entregarlo a su madre haciéndole creer que estaba simplemente dormido.

Además, la mujer, identificada como Marissa Tietsort, se marchó con el cuerpo a comer a una hamburguesería y luego a nadar con su novio tras devolverlo a la madre, según los documentos de la acusación.

Los hechos ocurrieron el pasado 18 de octubre, en la ciudad de Wausau, Wisconsin, donde la policía local respondió a una llamada que alertaba del incidente. Cuando llegaron a la lavandería donde se encontraba la madre con el bebé, descubrieron que ella le estaba tratando de reavivar sobre una mesa. Sin embargo, los oficiales pudieron observar que el ” la piel del infante tenía un color cenizo, su mejilla estaba rígida y los azules”, según los documentos de la denuncia.

Todos los esfuerzos de la madre fueron inútiles: el niño ya estaba muerto desde hace rato. La autopsia reveló que había fallecido de un fuerte traumatismo en el cerebro luego de recibir varios golpes en la cabeza.


La madre explicó a las autoridades que había dejado a su bebé y otro hijo en manos Tietsort esa misma tarde alrededor de las 3:30 pm y confirmó que en ese momento su hijo estaba vivo. También indicó que poco después recibió un extraño mensaje de la babysitter en la que le informaba de que su nombre aparecía en un medio local porque había sido “acusada de abuso infantil” y le indicaba que “no debía estar en contacto con niños” por lo que le pedía a la madre “no decirle a nadie” que estaba a cargo del menor.

Según su testimonio, fue a recoger a sus hijos hacia las 9:20 pm y la niñera se lo entregó en la silla de seguridad del carro, con mantas y un sombrero que le tapaba los ojos, por lo que pensó que estaba simplemente dormido.

Pero cuando poco después llegó a la lavandería descubrió el engaño: al intentar sacarlo del auto descubrió que no respiraba y estaba frío cuando lo tocó. “Sus piernas estaban rígidas y se mantuvieron en posición de estar sentado, con las rodillas dobladas”, indican los documentos judiciales.

Ante esta situación, la mujer llamó al 911 y le aplicó, sin éxito, los primeros auxilios a su bebé.

La policía comenzó entonces la búsqueda de Tietsort, que finalmente fue localizada varias horas después en un hotel. En su declaración, la niñera confirmó que sabía que el bebé estaba muerto cuando lo entregó, pero negó haberlo matado.

Tietsort afirmó que estuvo en su casa, junto a los menores y su propio hijo, y que se dio cuenta que el niño estaba sin vida antes de que su novio llegara. La babysitter reconoció que, en lugar de tomarle el pulso o intentar reanimarlo, lo puso en el suelo, lo vistió con un abrigo y lo colocó en la silla de seguridad del carro.

Cuando llegó su pareja, y sin decirle nada -según ella- lo colocó en el carro y todos se fueron a comer a un McDonalds, donde estuvieron solo 15 minutos.

Finalmente, declaró que entregó al menor sin decirle a la madre que el bebé estaba muerto y colocándole entre mantas y con un sobrero de manera deliberada sobre los ojos para que no se viera que estaba sin vida y pareciera que simplemente estaba dormido.

Tras entregarle el cadáver, ella se marchó al Plaza Hotel para nadar con el novio y su propio hijo.

La autopsia revelada el 19 de octubre estableció que el bebé murió por “lesiones contundentes en la cabeza con múltiples golpes en la cabeza”. El forense estableció que el joven había sufrido al menos tres impactos duros en el cráneo. Además, el niño tenía el coxis fracturado “lo que indica que utilizaron bastante fuerza”.

Tietsort está en prisión acusada de homicidio en primer grado con una fianza establecida en 500,000 dólares y tiene una audiencia prevista para el próximo 18 de enero.


Esta no es, sin embargo, la primera vez que la babysitter ha estado acusada de maltrato. Hace unas semanas, entregó otro bebé de 11 meses a su madre con heridas en la cara. Según le dijo, se había caído, pero los médicos indicaron que esa posibilidad no era creíble debido a la naturaleza de las lesiones, según WSAW-TV. Por este caso, se le presentaron cargos, justamente los que ella misma le reveló a la madre en el mensaje que le envió.

Pero un año antes, otro menor de 3 meses sufrió la fractura del cráneo bajo su cuidado, aunque en ese caso no fue acusada de ningún delito, según el Daily Herald.

En el 2010, su exnovio presentó una orden de alejamiento temporal contra ella por presuntamente abusar a los dos hijos de la pareja. Los servicios sociales le quitaron los cuatros hijos que en total tenía, según The Washington Post. Sin embargo, las autoridades no sabían que tenía otro más, el que estaba en la casa cuando el bebé de dos meses murió.

Univision