“La peor calamidad”

El Centro Militar difundió este martes el contenido del periódico Nación, su órgano de prensa, que contiene un duro editorial contra el gobierno del Frente Amplio.

Titulado “Estamos peor que en las galeras romanas”, detalla la “calamidad” que a su juicio sufre el Uruguay por estar bajo un gobierno del FA.

“Los uruguayos estamos hundidos en el fondo del funesto pozo en el que nos ha metido el gobierno frenteamplista; un pozo del que no podremos escapar por mucho tiempo”, comienza.

El Estado “ha dejado de cumplir sus funciones esenciales” y solo es una “plataforma de empleo con fines electorales y la feliz ocasión de corruptelas entre dirigentes”. Está “fuertemente endeudado” y la población “debe financiarlo a como dé lugar”.

Esa presión “desalienta las inversiones nacionales y extranjeras, empobrece todos los meses a los jubilados con tributos inconstitucionales, destruyó el sistema de salud privado deteriorando a la vez el sistema público y ha convertido a la educación en un fantástico terreno baldío donde se florean sindicatos y burócratas y nada bueno o útil se les da a los desdichados niños y jóvenes que les tocó la maldición de habitar y tener que estudiar en esta época oscura, donde la ideología y la inmoralidad administrativa se confabulan para diseñar el peor de los escenarios culturales de la historia nacional”.

Luego, el editorial aclara que “las empresas, asfixiadas por las exigencias tributarias, la salvaje desmesura de los sindicatos y la ineficiencia de las oficinas públicas, cierran sus puertas, los inversores que no aguantan más la prepotencia sindical se van sin dejar caer ninguna lágrima, los trabajadores pierden por decenas de miles sus empleos; los que pudieron ahorrar algo y tienen hijos en edad de empezar su vida adulta sueñan con mandarlos al exterior para evitar que los maten por las calles o que vayan a engrosar la larga fila de desalentados
que esperan algo del Estado, del Seguro de Paro, de algún amigo político que les dé cobijo en alguna repartición estatal con un sueldo seguro para toda la vida, pero sin posibilidad de crecer a no ser como parásito del cuerpo social”.

“Los uruguayos pagamos enormes impuestos para tener un Estado cuya misión esencial es proveer seguridad y justicia, y sin embargo vivimos escondidos detrás de las rejas porque todos los días los asesinos y los rapiñeros encuentran estímulos suficientes y ninguna resistencia o disuasión para llevar adelante sus crímenes. No pasa semana en la que no lamentemos el asesinato de jóvenes, de ancianos, de trabajadores, de vecinos en manos de una delincuencia que encontró formidables aliados en el Ministerio del Interior, en la Fiscalía de Corte, en el Parlamento de la República, instituciones que los dotaron del maldito Código de Proceso Penal, demostradamente hábil y muy conveniente para facilitarles la faena de delinquir sin temer por las consecuencias”.

Para la revista del Centro Militar, “hoy se puede cometer un crimen y sin siquiera pedir disculpas, contar con la indulgente sonrisa de la Justicia y con los siempre oportunos reproches del ministro del Interior, que acusa a los que sufren de no querer que se los robe, que se los agreda, que se les violen sus derechos”. Según el editorial, Bonomi “dice que las víctimas deben facilitarles la tarea a los verdugos, entregar su sueldo, dar las llaves de la casa, del auto; no irritarlos”.

También mencionan el “perfecto desastre” de la educación y define a la salud como “un coto de caza para los dirigentes inmorales que desde las sectas del gobierno le sacan partido a todos los servicios con el famoso cuento de la tercerización”, un “negocio brillante inmejorablemente instrumentado en toda la República por los cuadros del Partido Comunista”.

Los impuestos van a ese “maravilloso lugar de donde se puede sacar sin medida ni pudor para seguir comprando votos y mejorando el estatus social y económico de los numerosos personeros del régimen”.

Los uruguayos de hoy, para el editorial, somos como “aquellos esclavos romanos de los tiempos de Espartaco, que iban atados a los remos de las galeras y recibían latigazos para que cada vez fueran más veloces sus brazadas”. “Así nos trata el Estado a sus contribuyentes; como a esclavos despreciables, a los que no se les debe dar otra cosa que el ultraje de exigirle mayor cooperación en la empresa ilusoria de mantener el barco del Estado a flote”, agrega.

De hecho, para el periódico Nación la situación es peor ahora. “En el triste y desprolijo Uruguay del Frente Amplio, todo el esfuerzo que hacemos para mantener a flote la nave del Estado no sirve absolutamente de nada”.

“El Frente Amplio es la peor calamidad de la que tiene registro la Historia Nacional. Nadie nunca hizo tanto daño a tanta gente en tan poco tiempo como esta peste que se ha cebado con nuestro destino. Un gobierno más de este tipo y de seguro terminamos como Venezuela. O peor”, concluye el editorial.

Montevideo