Tras ser acusados de racismo Starbucks cierra 8000 locales para capacitar a sus empleados

La cadena de cafeterías Starbucks goza de un gran éxito en Uruguay por estos días, luego de la inauguración de su primer local en Montevideo Shopping. Pero en Estados Unidos está pasando por un muy mal momento como empresa y anunció el martes que cerrará sus más de 8.000 tiendas en Estados Unidos en la tarde del 29 de mayo para realizar una formación contra el racismo, tras el arresto de dos hombres negros en uno de sus cafés.

La decisión busca contrarrestar una ola de indignación en Estados Unidos tras la detención de dos hombres negros que esperaban a un amigo en un café de Filadelfia, grabada en un video que se tornó viral en las redes sociales.

“Pasé los últimos días en Filadelfia con mi equipo de liderazgo escuchando a la comunidad, aprendiendo lo que hicimos mal y los pasos que tenemos que dar para solucionarlo”, dijo el presidente de la compañía, Kevin Johnson.

“Aunque esto no se limita a Starbucks, estamos comprometidos a ser parte de la solución”, añadió.

La formación involucrará a unos 175.000 empleados en todo el país, precisó Starbucks en su sitio web.

Los empleados asistirán a una formación diseñada “para enfrentar prejuicios, promover la inclusión, prevenir la discriminación y asegurarse de que todos dentro de un café Starbucks se sientan seguros y bienvenidos”.

Aunque Johnson ya había pedido disculpas a los dos hombres arrestados, el alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, consideró que la disculpa de la empresa no era suficiente y ordenó investigar sus prácticas.

El comisionado de policía de Filadelfia, Richard Ross, que es negro, dijo que la policía había recibido una llamada al número de emergencias 911 de un empleado de Starbucks.

Ross dijo que los agentes “educadamente” les pidieron a los dos hombres que se fueran antes de finalmente arrestarlos. En las redes sociales se señaló que los hombres negros solo estaban esperando a un amigo, que llegó cuando eran llevados esposados.

Los hombres fueron liberados después de que Starbucks no presentó cargos.

Melissa Depino, una clienta que estaba en el local, grabó el momento en que los hombres eran sacados por la policía. Pronto arreciaban las críticas en las redes hacia la empresa y manifestaciones frente al local de Starbucks.
“¿Esperar en un Starbucks si uno es negro es un crimen?”, se preguntó por ejemplo en Twitter el baterista Questlove del grupo Roots, bajo la etiqueta “#NuncaMás @Starbucks”.

Observador