Para estudiantes no hay dinero en la comuna

Tres liceales que viven a más de 10 kilómetros de la ciudad de Florida no estudiarán este año, porque sus padres no pueden pagar el ómnibus que los lleva desde sus casas a la institución.

Cada uno de ellos, debe abonar $3.500 por mes por el servicio de traslado que hasta el año pasado era subvencionado entre el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y la Intendencia de Florida (IDF).

Son 140 estudiantes en todo el departamento que se ven perjudicados porque la comuna floridense “no tiene más plata” y no podrá cubrir el gasto total del transporte de adolescentes que viven en zonas rurales donde no pasan ómnibus, así les informó la prosecretaria general de esa intendencia, Macarena Rubio, a un grupo de madres del pueblo La Macana durante una reunión que mantuvieron por el tema.

Carina Hernández es madre soltera y sus dos hijos de edades liceales viven en La Macana, una localidad que queda a diez kilómetros de la ciudad de Florida a la que se llega por un camino vecinal, no hay rutas donde circule transporte público, solo se puede ingresar con un vehículo propio.

A partir de este año Carina deberá pagar al menos $450 por cada uno de sus hijos para que estos puedan ir a estudiar. Son 52 liceales en el pueblo que se encuentran en la misma situación, sus padres deben pagar $22.500 cada mes en total.

“El día 10 de cada mes los padres tendríamos que tener la plata. Por ahora el monto es ese, pero se puede ir a más porque puede haber alguien que no puede pagar y vamos a cubrir lo que falta para que vaya a buscar a los gurises”, dijo Carina a ECOS, quien explicó que otras familias se encuentran en situación peor por encontrarse un poco más lejos. “Hay tres liceales que deben pagar $ 3.500 cada uno, sus padres dijeron que no irán más a estudiar porque no pueden costearlo”.

En La Macana, la mayoría de las familias viven con el sueldo mínimo y este gasto se hace cuesta arriba. “Yo ahora tengo trabajo pero en un mes o dos no sé. Estoy trabajando en una cooperativa de vivienda, se termina el trabajo y no sé que va a pasar si puedo pagar o no”, contó.

El micro que va de La Macana a la ciudad de Florida y viceversa cuesta por mes $82.500, el MTOP aporta $47.000 y la Intendencia de Florida $13.000, el resto deben cubrirlo de sus bolsillos los padres.

La prosecretaria general de esa comuna de Florida les dijo a los padres que el Ministerio había hecho recortes, que no estaba mandando la misma cantidad de dinero que años anteriores y que la Intendencia “no podía aportar más, que teníamos que conformarnos con eso”, explicó Carina. Unos padres se comunicaron con el MTOP y les dijeron que “hasta más dinero enviaron esta vez que los años anteriores”, agregó.

“Yo le pregunté, si no hay plata no voy a ver un espectáculo financiado por la Intendencia en todo el año, y no me contestó nada. Si no hay recursos para que los gurises vayan a estudiar, no hay para nadie ni para un artista ni para una fiesta. No me dijo nada”, relató Carina.

Al salir de la reunión con la prosecretaria, los padres se cruzaron con el intendente de Florida, Carlos Enciso, quién les preguntó si tenían “algún hacendado” que los pudiera ayudar o si no podían hacer algún evento benefactor ya que “ellos no podían poner más porque no tenían”, afirmó Claudia.

En el caso de San Gabriel que es otra localidad de Florida, el micro lleva a los adolescentes a estudiar pero no los trae de nuevo a sus casas porque los padres no pudieron cubrirlo, sostuvo.

Discriminación 

Para el diputado nacionalista por el departamento de Florida, José Arocena, esta situación es consecuencia de “la falta de trabajo entre el Ministerio de Transporte y la Intendencia de Florida”.

La Macana es una localidad de gente muy trabajadora pero con “ingresos limitados” y pagar ese monto para una familia “es mucha plata”, explicó a ECOS Arocena.

Para el diputado esta situación es “una discriminación” porque los chiquilines de la campaña no tienen lo mismo que los de la ciudad; plazas de deporte, gimnasio, clubes, piscina, parques y espectáculos, cosas que son financiados por el gobierno nacional o departamental.

“Los chiquilines de campaña lo único que tienen es la escuela y el ómnibus, que hasta el año pasado se le pagaba en su totalidad. Ahora hay que pagar una diferencia. No importa de quién es la culpa, lo que importa es que se arregle”, sostuvo Arocena.

El viernes el diputado se comunicó con el director de tránsito del MTOP, Felipe Martín y este le dijo que todas las intendencias menos la de Florida habían firmado un convenio con el Ministerio relacionado a este tema.

Arocena no ha podido saber por qué exactamente es que este año no han podido cubrir el monto total del transporte pero prefiere “darle el beneficio de la duda a la IDF”.

El diputado Arocena lamentó que se haya llegado hasta esta situación y que se les diga a los padres “si ustedes quieren pagan y si no no va a haber nada, los ponen entre la espalda y la pared”.

Para el legislador el Ministerio y la Intendencia deben poner el cien por ciento del costo del ómnibus como lo hicieron toda la vida y la solución tiene que llegar rápido.

Según el diario local El Heraldo, Arocena envío el viernes una carta a la prosecretaria comunal y pensó que lo “iba a llamar enseguida” pero no lo hizo. Aún sigue esperando la respuesta de un tema que “no se puede seguir dilatando y en el que hay que tomar una decisión”.

Fuente