Triste final, hallaron el cuerpo sin vida de Brissa

Encontraron en el balneario Las Vegas el cuerpo de Brissa González, la niña que se encontraba desaparecida desde el lunes, según informaron a El Observador fuentes del caso. El cuerpo estaba enterrado.

Desde las 6.30 se desarrollaba un operativo que involucra a más de 50 personas en las inmediaciones del balneario de Marindia, Canelones, en busca de rastros que condujeran a Brissa González, la niña de 12 años estaba desaparecida el lunes 20 en Villa Española.

Al personal del Ministerio del Interior –que tuvo un helicóptero sobrevolando la zona–, del plantel de perros de la Policía de Maldonado y 25 efectivos de la Prefectura y la Armada Nacional, se sumó un grupo de vecinos de la zona y la propia madre de Brissa que, acompañada de familiares, fue la primera en llegar para rastrillar la zona. “Estaba desesperada en casa, al borde de un ataque de nervios, tenía que venir sí o sí”, dijo a El Observador Ana Paula Gerez, la madre de Brissa.

El sector en que desde un primer momento las autoridades apuntaron como prioritario para investigar fueron los bosques aledaños al camping, a unas pocas cuadras de donde reside el principal sospechoso de haber secuestrado a la menor, que esta tarde declara en la Fiscalía. En su domicilio de la calle Caral, esquina Algas, custodiado por efectivos de la seccional 22 de Salinas, ya no quedaba nadie.

Hasta temprano en la mañana permanecía su padre, un hombre octogenario, hasta que la Policía lo fue a buscar para llevarlo a Montevideo. Allí está prestando declaraciones por estas horas.

El detenido, que hasta el momento ha negado toda participación en los hechos, es un hombre de 40 años que fue captado por una cámara de seguridad del barrio de Brissa cuando daba una marcha atrás con su Renault bordó justo cuando la niña pasaba a las 7.30 de la mañana del lunes rumbo a la parada de ómnibus para ir a la escuela.

Un testigo clave también declaró haber visto a la niña subirse a un taxi días antes de su desaparición, presuntamente el mismo que conduce el sospechoso, según informaron fuentes policiales.

Vecinos de la cuadra donde vive el hombre sostuvieron a El Observador que el principal indagado “pasaba poco tiempo” en su hogar y que, cuando llegaba, siempre lo hacía sobre las tres de la mañana.

Fuente