Tabaré acepta renuncia de Sendic

ANCAP obligó a los principales líderes del Frente Amplio a acomodar sus declaraciones públicas. En un principio, buena parte de la izquierda mostró bastante descreimiento sobre la presunta culpabilidad de Sendic. Pero con el correr de los días, y fundamentalmente tras el durísimo informe del Tribunal de Conducta Política (TCP) de la coalición, las caras más poderosas del oficialismo afilaron sus lenguas contra su otrora protegido.

Así, por ejemplo, el presidente Tabaré Vázquez pasó de decir que las acusaciones hacia Sendic era un bullying, a repetir que si él estuviera en la misma situación, renunciaría al cargo. El expresidente José Mujica también moldeó sus consideraciones empujado por los hechos y las evidencias divulgadas. En tanto, el ministro de Economía, Danilo Astori, habló con mesura al principio y luego dejó claro que el Frente Amplio debía respetar y apoyar lo que decidiera el TCP. El intendente de Montevideo, Daniel Martínez, se mantuvo mayormente al margen del asunto.

 

Al principio lo apoyó. Le dijo que “ni se le pasara por la cabeza” renunciar cuando se conoció la mentira del título universitario. Luego de conocido que durante su gestión en ANCAP había usado las tarjetas corporativas para gastos personales, cuestionó “el bullying fantástico” en su contra. Pero todo cambió. Con los meses la relación entre ambos se enfrió y Vázquez apuntó contra su compañero de fórmula. Primero dijo que “cuando se presenta renuncia, se presenta una renuncia”, y luego, en declaraciones a Búsqueda, aseguró (en dos oportunidades) que si él hubiese tenido un fallo adverso del TCP se “hubiera ido”. Según supo El Observador, el mandatario está molesto con Sendic.

 

Aquel famoso “como te digo una cosa te digo la otra” que ayudó a popularizar, el presidente José Mujica parece haberlo aplicado a su actitud ante el caso Sendic. “Son tormentitas de verano”, dijo el expresidente y líder del MPP el 11 de agosto. Tres días después volvió a sacarle hierro al asunto. “¿Lo mato al tipo porque compró un short a una visita extranjera? Bobadas de ese tipo sí (se deberían tolerar), otras no”, opinó. Pero las cosas cambiaron después del fallo del TCP. “Es un documento duro por encima de lo que podíamos prever. No estoy dispuesto a agarrar a nadie de cabeza de turco, pero que cada uno se ponga el sayo”, dijo Mujica, quien, para entonces, le había soltado la mano a su protegido.

 

El ministro de Economía, Danilo Astori, aplicó su ya conocida moderación también en el caso que involucra a Raúl Sendic. Aunque el Frente Líber Seregni ha sido de los más duros con el vicepresidente, Astori se limitó primero a guardar silencio. “Yo no soy juez de nadie ni tampoco de Sendic”, se limitó a responder cuanto el escándalo recién despuntaba. Poco antes de conocido el fallo del TCP, convocó a acatar su resolución. “Tenemos que apoyar al tribunal, porque es uno de los elementos institucionalmente importantes dentro de una fuerza partidaria como la nuestra. Esto no solo significa respaldarlo, sino apoyar su decisión cualquiera sea esta”, dijo Astori.

 

Probable precandidato presidencial del Frente Amplio en las próximas elecciones nacionales, el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, se mantuvo al margen del caso Sendic más allá de alguna evaluación con conceptos muy generales. “Creo en la austeridad republicana, pero que (las tarjetas corporativas) son necesarias. Yo soy una persona austera. No creo en el consumismo, lo rechazo, filosóficamente. Me gusta vivir feliz, que mi familia tenga todo pero no creo en el consumismo, no creo en el despilfarro”, afirmó el dirigente socialista. En ese sentido, Martínez defendió el uso que él le dio a la tarjeta corporativa de ANCAP cuando estuvo al frente del ente petrolero.

 

La pregunta es: ¿Quién lo reemplazaría ahora?

 

Fuente