El mal clima no sólo es de USA, aunque los principales medios sólo cubran eso

Mucho se ha hablado en los medios más populares del mundo sobre la devastación que dejó el huracán Harvey tras su paso en el Golfo de México, inundando las ciudades y asolando las costas en la región sur del estado de Texas, Estados Unidos. Pero, ¿qué hay sobre las terribles inundaciones que afectan masivamente a la India, Bangladesh, Nepal y que ya lleva un saldo de 1200 muertos y millones de evacuados?

 

En Mumbai, 20 millones quedaron sin hogar y se reportan al menos cinco muertos y decenas de miles de familias varadas en la intemperie por el caótico tráfico y congestión de transporte causado por el exceso de agua en los caminos y carreteras. Las ciudades de la región permanecen aisladas.

En Dhavari, uno de los suburbios más grandes y poblados de Asia, los hogares de un millón de personas quedaron completamente bajo el agua. «La gente que tuvo suerte pudo refugiarse en las azoteas de sus casas», dijo a la BBC Selvam Sathya de 45 años.

Los servicios básicos como la electricidad, las redes de comunicación, el transporte público y el agua potable se cayeron por completo por lo que las autoridades declararon zona de desastre sin saber cuándo se podrán reanudar los servicios públicos.

 

Las condiciones son distintas, principalmente por la cantidad de población que hay entre estos tres países con la población de Texas y Luisiana. La sobrepoblación en la región sur de Asia agrava el problema de las inundaciones, así como las carencias de los gobiernos locales por facilitar la llegada de ayuda humanitaria a su gente.

Ni siquiera existen cifras estimadas por organizaciones internacionales o gobiernos locales para determinar el costo de los daños materiales en Nepal, India y Bangladesh. La recuperación sin duda será considerablemente superior a la estadounidense y tomará años restablecer el estilo de vida para las millones de personas afectadas.

 

Los tres países asiáticos sufren incesantemente inundaciones, dejando a sus comunidades aisladas y ciudades inundadas… todo por la temporada de monzones que inicia en junio y termina hasta octubre.

De acuerdo con el Servicio de Información Meteorológica Mundial. Los monzones son fuertes vientos que se producen por el desplazamiento del cinturón ecuatorial, un fenómeno natural que controla la fuerza airosa y que potencializa las lluvias en verano. Se dan principalmente en el océano Índico y al sur de Asia.

 

Comparativo entre Huracán y Monzón

Si bien es cierto y comprobado por las ciencias meteorológicas que el poder de un huracán es superior a un monzón, la Cruz Roja Internacional y Naciones Unidas estimaron que las lluvias registradas en Asia son las peores en las últimas dos décadas. Según la contabilización humanitaria de la ONU, 41 millones de personas resultaron afectadas por las inundaciones que poco a poco comienzan a suavizarse, dejando mayor destrucción que el huracán en el Golfo de México.

«Se la ha puesto más atención a otros desastres en otras partes del mundo que son de menor gravedad», dijo una vocera de la Cruz Roja. En Texas, se contabilizan 18 muertos principalmente en el área de Houston y más de 13 mil personas rescatadas y afectadas por el paso de Harvey.

 

Más de 10 mil son ya los desplazados entre los estados de Texas y Luisiana, donde Harvey trajo vientos de hasta 72 kilómetros por horas acompañadas de lluvias torrenciales y aguaceros que devastaron Arkansas, Tennessee, Corpus Christi, Houston y Missouri.

Mientras que en Asia, se estima que 8,6 millones de personas quedaron sin hogar principalmente por las inundaciones y por las condiciones de suelo, ya que en esas regiones sureñas el clima y el ecosistema ya de por sí húmedo e inestable dificulta la construcción de casas.

Nepal es el más afectado ya que apenas pudo recuperarse del fuerte terremoto registrado en 2015. Hasta el día de hoy hay un saldo de 140 personas muertas y una cifra desconocida de desaparecidos. La ONU calculó que unas 100 mil familias han sido desplazadas, donde las dimensiones del desastre son aún desconocidas por los organismos internacionales y las autoridades nepalíes.

Fuente