La Lucha Continúa

Los vecinos de Quebrada de los Cuervos y sus alrededores tienen un par de batallas ganadas, pero se ven obligados a seguir peleando por su derecho a vivir en el lugar que eligieron y desarrollar  allí la forma de vida que desean.

Pese a ser la primera “Área natural protegida”  del Uruguay, el paisaje de la Quebrada es constantemente acechado por proyectos forestales y mineros que ponen en riesgo su condición de casi santuario de la naturaleza en las bellísimas sierras de la cuarta sección del departamento de Treinta y Tres.

El gobierno nacional ha dado señales contradictorias al estimular por un lado la conservación de la inmensamente rica biodiversidad que allí se aloja, y al mismo tiempo autorizar o tolerar actividades extractivas totalmente incompatibles con ese objetivo.

Por eso los vecinos tuvieron que batallar, por ejemplo,  contra el emprendimiento forestal de una empresa extranjera  afincada en las proximidades de la Quebrada, la que terminó derrotada y debió no solo parar su proyecto, sino arrancar los árboles foráneos que había plantado y restituir el tapiz natural que había arruinado.

Después tuvieron que lidiar con la propia  ANCAP que buscando materia prima para su cementera de Isla Patrulla, pretendía hacer una cantera en la zona de La Crucera, punto neurálgico de la cuenca del Yerbal. También esa batalla fue ganada y la minería no pudo hincar sus dientes en ese lugar tan próximo a la Quebrada.

Ahora de nuevo la minería acecha. A iniciativa de la misma ANCAP se autorizó una cantera para extraer piedra caliza frente mismo a la Quebrada de los Cuervos. Eso pese a que en la audiencia oral y pública realizada para cumplir con la ley, unánimemente todos los vecinos rechazaron el proyecto.

Apenas conocieron la autorización otorgada por la DINAMA, los vecinos retomaron la lucha y otra vez están de pie ante esta nueva amenaza. Sus armas son la Constitución de la República, las leyes ambientales, la lógica y el sentido común. Tienen todo para ganar de nuevo, pero la batalla está en curso y su enemigo es el poderoso caballero “Don dinero”, que tiene a su servicio  ciertas figuras influyentes que ocupan cargos en  los organismos públicos encargados de intervenir en estos temas.

Buscando aliados en esta nueva batalla por sus derechos, los vecinos  se reunieron el pasado viernes 9 de junio con los dos Diputados del departamento, los hermanos Edgardo (PN) y Sergio (FA) Mier Estades. El encuentro se concretó en la sala de conferencias de la Sociedad Fomento en pleno centro de la capital olimareña.

Como la reunión fue anunciada por los medios locales y sus organizadores dijeron que era abierta a la ciudadanía en general, se hicieron presentes varias personas interesadas en el tema, vinculadas a organizaciones políticas  y sociales del departamento.

Fue así que se observó la presencia de Daniel Reyes, conocido agricultor orgánico y docente de la materia, el convencional colorado Rúben Darío  Lago y su hermano que asistió como integrante del Club de Leones, y también la ex Diputada colorada Diana Saravia. Personalmente estuve allí como periodista, militante ambientalista y convencional de Unidad Popular, representando al Diputado Eduardo Rubio.

Quedó claro que aun teniendo la razón esta batalla se puede perder, porque en estos conflictos entre intereses del capital y defensores de la tierra, la balanza se puede inclinar por el peso del lucro inmediato que suele ser tentador cuando se aplica la lógica capitalista.

De todos modos los Diputados presentes se comprometieron a estudiar a fondo el tema y ver que pueden hacer. Personalmente no tengo dudas y me pongo decididamente del lado de los vecinos de la Quebrada, quienes han dado muestras de merecer todo el apoyo porque su posición no es caprichosa ni retrógrada, es una postura bien fundada en argumentos convincentes, razonables y demostrables.

La lucha continúa. La causa bien  vale la pena.

Por Aníbal Terán Castromán